Google+

Bolsa de trabajo

Blog

Historia y evolución de la cerveza

La cerveza es una de las bebidas más antiguas de las que hay constancia. En este artículo te explicamos los orígenes y cómo ha evolucionado su consumo y elaboración.

Lo cierto es que en la Antigüedad su elaboración ya era habitual. Contamos con testimonios escritos que indican que en Mesopotamia (2.000 AC) ya se elaboraba con cebada.

El éxito de la cerveza fue mayúsculo en el Antiguo Egipto y se convirtió en la bebida de referencia en ese país. Hay varias recetas, aunque la base seguía siendo la cebada. Sin embargo, tuvo muy poco predicamento en Grecia o Roma, aunque sí que se consumía en Asia Menor.

La elaboración de cerveza se perfecciona durante la Edad Media y, en torno al año 1.000, se descubre el lúpulo. En la Europa central y del norte su consumo era habitual y los maestros cerveceros eran profesionales contrastados y que estaban obligados a realizar un aprendizaje.

La elaboración de cerveza del siglo XVI al XXI

Esta bebida se extiende poco a poco en la Europa mediterránea a partir del siglo XVI. En el caso de España, fue Carlos I uno de los primeros introductores porque era un consumidor asiduo. Además, has de saber que es en esta época cuando se establece la Ley de Pureza de Baviera (1516) que define los ingredientes que ha de incluir la bebida: agua, lúpulo y malta de cebada.

La extensión de las cervezas en el Nuevo Mundo y la Europa del sur fue en el siglo XIX, primero en las grandes ciudades y, posteriormente, en las zonas rurales. Esta bebida alcohólica se convirtió en la más bebida en España durante la década de 1980 y su consumo goza de buena salud.

Si quieres aprender más sobre el origen de la cerveza y su elaboración, en la Escuela Superior de Cerveza Y Malta (ESCYM) te podemos ayudar.

Historia y origen de la cerveza
 

Historia de la cerveza artesana en España

La cerveza artesana está de moda. Un hecho que ha provocado que las empresas de este tipo de cervezas hayan aumentado, dando lugar incluso a Start Ups de gran éxito. Sin embargo, apuntarse al carro de esto de la elaboración de la cerveza no es un tema baladí, sino que requiere de una formación que pasa, cómo no, por conocer la historia de la cerveza.

Procesos de elaboración complejos y ancestrales en algunos casos, con mucha técnica en otros, pero todos con un denominador común: el conocimiento exhaustivo de cada proceso en cada una de las cervezas artesanas.

Cómo ser un maestro cervecero

Con los datos en la mano, y si estás pensando en convertirte en un productor de este néctar, debes saber que España es el décimo país productor de cerveza más importante del mundo y el cuarto en la UE. Un hecho del que debemos entender que existe un nicho de mercado, pero también una tradición artesana avalada.

De 20 cervecerías artesanas en 2008 hemos pasado a 480 en tan solo diez años. Un punto de partida de una moda que va en aumento fácil de datar: el cambio de siglo. Una fecha y un hecho constatable: la puesta en valor de las cervezas artesanales en los 80 en EEUU. Dos décadas después, Europa se suma a esta tendencia para que hoy España sea uno de los productores más importantes.

La formación, tan importante como la inquietud

Junto con el auge de los emprendimientos en el universo cervecero, los centros de formación se han hecho indispensables para quienes pretenden o incluso ya están inmersos en este mundo artesanal. Grados destinados al conocimiento de la fabricación y másteres especializados es lo que ponemos a tu disposición si eres de los que han puesto sus ojos en este atractivo boom. Te ayudamos a encontrar tu elemento diferenciador.

 

Tipos de cerveza

La elaboracion de la cerveza es casi un arte. Esta bebida es probablemente la más consumida del mundo y cada fin de semana se beben millones de litros. Muchos son sus entusiastas, personas que no dudan en conocer todos los aspectos de su producción, historia y tipos en los que se agrupan. Más allá de la clásica diferencia entre rubias y morenas, se encuentra la diferenciación por elaboración.

A grandes rasgos, existen dos tipos de cerveza según su elaboración: las Lager y las Ale. La clave para diferenciar entre las dos es la fermentación, donde la cerveza adquiere todo su sabor y matices únicos. Además, la popularidad de ambos tipos no es pareja, ya que las Lager son las más consumidas en la actualidad.

Asimismo, debes saber, si quieres convertirte en un verdadero experto, que cada tipo posee variantes según la región cervecera. Como suele decirse: cada maestrillo tiene su librillo.

Las claves de las Ale y las Lager

Para empezar, las Lager se elaboran con una fermentación baja, ya que las levaduras utilizadas sobreviven a baja temperatura. Esta es la razón por la que se empiezan a producir a partir del siglo XIX, momento en el que se desarrolla la refrigeración industrial. Aunque en algunas regiones alemanas ya se habían realizado pruebas en cuevas. La fermentación dura desde un par de días hasta tres semanas según el caso y rozan los 0º C durante el proceso.

Por su lado, las Ale utilizan levaduras de alta fermentación. Las temperaturas son algo más normales para una levadura, unos 25º C. El proceso tarda lo mismo que en las Lager, pero a las Ale las someten a un proceso de maduración posterior, que puede ser en frío o en caliente, y a una segunda fermentación ya en botella. Tienen una tasa alcohólica baja y los matices de sabor en la elaboracion de la cerveza dependerán del cereal.

Historia de la cerveza artesanal en España
 

Beneficios de la cerveza para la salud

Elaborar cerveza es una disciplina que se ha puesto de moda en España, de manera que hoy se pueden conseguir productos de calidad sin renunciar a los numerosos beneficios que aporta esta bebida para la salud.

La materia prima es fundamental, y las cervezas se elaboran con agua, lúpulo y cebada, aplicando un proceso de fermentación para conseguir la bebida final, consiguiendo un resultado satisfactorio en función también de nuestra pericia. Evidentemente, cuanto mejor sea la calidad de estos ingredientes, mejor será el resultado final del producto que se va a consumir.

Además, el consumo moderado de cerveza proporciona varios beneficios para la salud que es bueno conocer. Los resumimos para poder aprovecharlos en el día a día. Fundamentalmente, podemos hablar de nutrientes, cualidades antioxidantes y la capacidad de prevenir el desarrollo de determinadas dolencias.

Las ventajas del consumo de cerveza para el organismo

El primer beneficio de consumir cerveza es nutritivo, porque esta bebida contiene una alta cantidad de vitaminas del grupo B, minerales y algo de carbohidratos. En contraposición de lo que se piensa popularmente, la proporción de calorías de la cerveza es baja, de manera que podemos disfrutar de una caña tranquilamente.

Otra de las ventajas de consumir cerveza, ya conocida por algunos, es que tiene propiedades antioxidantes, de manera que servirá para que el proceso de homeostasis sea más fluido y retrasar el envejecimiento.

Por otra parte, consumir cerveza puede prevenir determinadas dolencias cardiovasculares como los infartos porque contribuye a a aumentar las proporciones de colesterol HDL, el beneficioso. Finalmente, hay estudios acerca de las propiedades de la cerveza que sirven para prevenir enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer.

Disfrutar de una buena cerveza es posible porque hay varios profesionales especializados en preparar esta bebida saludable. La ESCYM ofrece una formación especializada para elaborar cerveza con criterio y calidad.

Beneficios de la cerveza para la salud
 

El proceso de fermentación en la cerveza

Para poder llevar a cabo de forma adecuada la fabricación de la cerveza son tan importantes los productos que se utilicen, como los procedimientos que se apliquen en su elaboración.

¿Sabes qué métodos de elaboración existen? En el caso del malteado utilizaremos los granos del cereal, generalmente trigo o cebada. Primero se provoca su germinación para después tostarla y obtener la malta. El color de la cerveza va a depender en gran parte del grado de tostado.

La maceración se realiza mezclando la malta molida con agua a 65º C o 75º C, dependiendo del cereal que se utilice. En este proceso se extraen las enzimas de la malta y se convierte el almidón en azucares fermentables. En este punto logramos el mosto al que se añadirá el lúpulo, que es el encargado de conferir a la cerveza sus característicos amargor y aroma.

El producto que obtenemos tras la cocción debe someterse al proceso de fermentación. Para ello, añadiremos levadura, la cual provocará que los azúcares del mosto se trasformen en alcohol.

La importancia de la fermentación en la fabricación de la cerveza

La alta fermentación se lleva a cabo a temperaturas entre 15º C y 25º C. Mediante este proceso se obtienen las cervezas conocidas como "ale", conocidas por su sabor y aroma más intensos. El proceso de fermentación se efectúa en la superficie de la mezcla obtenida, y dura entre cuatro días y dos semanas.

La denominada baja fermentación, en cambio, somete a las levaduras a temperaturas de entre 4º C y 9º C. A este tipo de cerveza se le llama "lager", y fermentan en la parte baja del contenedor. Este proceso puede durar incluso entre dos y seis meses, dependiendo del sabor e intensidad que se quiera conseguir.

Tras el proceso de fermentación se procede a la maduración, filtrado y envasado. Ya solo quedará disfrutar de los resultados obtenidos.

Fermentación de la cerveza
 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 Próximo > Fin >>

Página 1 de 5

Noticias


CURSO DE GESTIÓN SENSORIAL E INTRODUCCIÓN A LA CULTURA DE LAS CERVEZAS


Impartición: 11 al 15 de febrero del 2019

leer más...



MÁSTER EN CIENCIA Y TECNOLOGÍA CERVECERA


Enero-Junio 2019

leer más...



CURSO DE EXPERTO EN CIENCIA CERVECERA


Enero-Marzo 2019

leer más...



CURSO DE ESPECIALIZACIÓN EN TECNOLOGÍA CERVECERA


Marzo-Mayo 2019

leer más...



CURSO DE TECNOLOGÍA CERVECERA NIVEL III


12-23 de Noviembre de 2018

leer más...